En este blog podrás tener a tu disposición los comentarios y articulos de denuncia y opinión sobre temas relacionados con Cádiz y su entorno, así como noticias interesantes. Además está disponible para invidentes y deficientes visuales el audio de todos los artículos.

lunes, 26 de septiembre de 2011

RESTAURACIÓN DEL PASO DE AFLIGIDOS

La restauración del paso procesional de Nuestro Padre Jesús de los Afligidos y María Santísima de los Desconsuelos está a punto de llegar a su fin.

El deseo de la actual Junta de gobierno de Afligidos se ha hecho una realidad, y en próximos días la empresa Ars Nova, encargada del trabajo de restauración, entregará el paso realizado en 1939 por Antonio Castillo Lastrucci.

Cuatro meses de intenso trabajo que podremos observar  los días 4, 5 y 6 de octubre, de 19,00 a 21,00 horas, en la iglesia de la Pastora de la calle Sagasta donde podremos contemplar el paso totalmente restaurado. Antes, el día 3 de octubre, el gerente de Ars Nova, Fabián Pérez, ofrecerá la conferencia "Un proyecto hecho realidad" en la parroquia de San Lorenzo a partir de las 20,00 horas.

Una auténtica joya la que vamos a poder disfrutar en la calle los gaditanos la próxima Semana Santa y la Magna del Sábado Santo.

lunes, 19 de septiembre de 2011

LA HUELGA DE PROFESORES

Este curso escolar no ha comenzado con buen pie para la comunidad educativa. A los profesores le quieren imponer dos horas lectivas más de las que dan ahora, con lo que no están de acuerdo y ya han comenzado a movilizarse.

Quizá muchos profesores, o mejor dicho la totalidad de los mismos, no van a estar de acuerdo con lo que voy a comentar pero creo que no es justa su reivindicación. Hay que recordarles que cuando llegan las vacaciones de verano, mientras el resto del país disfruta de un mes de vacaciones, ellos tiene dos y medio; cuando llega Semana Santa ellos paran los siete días y el resto de trabajadores sólo jueves y viernes; y en el caso concreto de Cádiz, cuando llegan los Carnavales vuelven a parar mientras los demás seguimos al pie del cañón. Con esto no quiero decir que no trabajan, pero sí que quizá tengan más privilegios que el resto de los trabajadores como para protestar y negarse a dar dos horas más. Tengo amigos profesores y sé que aguantar a los alumnos de hoy en las jornadas de clase termina quemando al profesorado, pero es la profesión que han elegido. El albañil tiene que aguantar horas y horas de trabajo físico con sol, lluvia o viento, el taxista tiene que llevarse 14 horas de trabajo para llevarse a casa 20 miseros euros al terminar la jornada y aguantando todo tipo de público, y los profesores tienen que aguantar a esta generación de niños por muy distinta que sea de años atrás. Y, por supuesto, no me vale que digan que como han estudiado una carrera de cinco años tienen más derecho que los que no han estudiado o los que tienen otras profesiones, porque no son superiores a otras personas, por más que se lo crean y por mucho que les haya costado mucho sacar una oposición.

Pero quizá pueda existir una solución a este problema. Que consigan su exigencia a no dar esas dos horas más pero a cambio cuando llegue Semana Santa que acuda cada uno a su centro y corrijan los exámenes que se llevan a casa; que en verano sólo dispongan de un mes de vacaciones; y que los exámenes ya no se corrijan en sus domicilios. Así se podrá despejar la duda que existe en la sociedad sobre la cantidad de horas que le dedican a corregir esos exámenes en sus domicilios y por las que son perfectamente remunerados. Porque ¿cómo se sabe a ciencia cierta que verdaderamente están trabajando en esas horas en sus casas?

Si hacen cuentas ¿cuantas horas tendrían que aumentar para cumplir con esos horarios y ese trabajo en sus Centros Educativos? Seguro que le salen más de dos. Quizá no deberían de exigir tanto y sí dar lo justo para todos, ni más ni menos, simplemente lo justo, y así todos tan contentos. Y que no se me enfade nadie que es sólo una opinión.

jueves, 8 de septiembre de 2011

EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA

Últimamente se está hablando mucho sobre la conveniencia o no de mantener la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Hay voces a favor de la retirada y voces en contra.

Yo en este artículo no me voy a pronunciar sobre si es acertada o no la retirada. Lo que si voy a manifestar es la duda sobre si esta asignatura la deben recibir los niños o los mayores.

Para que cada cual dictamine su sentencia y pueda hacer un juicio de valor pongo un ejemplo que es real: hay una familia de seis miembros en una casa: la cabeza de familia (que es viuda), dos hijos varones y una hembra (los tres mayores de edad). Unos de los hijos tiene una niña pequeña, y la hija tiene una adolescente de 16 años. En esta casa, como son tantos, están todo el día entrando y saliendo y cada vez que lo hacen no cierran el portón de entrada de una manera normal sino que pegan un auténtico portazo. Así día tras día y a todas horas, incluso de madrugada. Un vecino, harto de estos portazos, habla con los administradores de la vivienda para exponerles el problema ya que la convivencia es cada vez peor debido a los incesantes sobresaltos producidos por los portazos. Estos le envían un escrito para que depongan su actitud y dejen de molestar. La tregua duró tres semanas. A partir de aquí vuelta a lo mismo. Visto lo visto esta pareja vuelve a ponerse en contacto con los administradores. Estos optan en esta ocasión por hacerle una llamada telefónica a la familia problemática. 24 horas después de esta llamada el problema persistía e hicieron caso omiso a las advertencias del administrador.

Según esto, y habiendo en la casa cuatro adultos y dos menores y que el problema de los portazos siga ¿quién debería recibir la asignatura de Educación? Aquí, en este caso concreto, si los adultos son los primeros que no dejan de molestar ¿cómo se les va a exigir educación a los menores? ¿cómo se le va a imponer una asignatura a los menores, si despúes en sus hogares se hace todo lo contrario a lo que se enseña?

Los adultos son los primeros que tienen que tener educación y saber educar. Y lo primero que deben enseñar es que se debe respetar a los demás pero, claro está, si son los adultos los primeros que no respetan ¿cómo van a respetar los menores? Esta es la sociedad que estamos construyendo. Esta es la sociedad del futuro. Así nos lucirá el pelo.