En este blog podrás tener a tu disposición los comentarios y articulos de denuncia y opinión sobre temas relacionados con Cádiz y su entorno, así como noticias interesantes. Además está disponible para invidentes y deficientes visuales el audio de todos los artículos.

viernes, 21 de marzo de 2014

LAS COFRADÍAS Y LOS FIELES CRISTIANOS

Estamos a unos 22 días de que llegue la Semana Santa. Un tiempo en el que se conmemora la muerte y resurrección de Jesucristo. Un tiempo en el que miles de personas dan testimonio público de Fe participando en los distintos Cortejos Procesionales que salen por las calles de nuestras ciudades. 

Unas procesiones que algunos no entienden su significado, otros se dedican a ridiculizar y ofender llamando muñecos a las Imágenes Titulares de las distintas Cofradías, y otros, sin llegar al insulto ni la ofensa, piensan que se venera una un trozo de madera tallada por la mano de un hombre. 

De toda esta intolerancia hacia esta creencia, lo que más me llama la atención es que, muchos de lo que piensan que lo que se está venerando es un "trozo de madera", son fieles que están trabajando y colaborando en Parroquias de nuestra ciudad. A estos fieles quisiera decirles en primer lugar que ese "trozo de madera", como ellos le llaman, es una imagen bendecida por un sacerdote con los que ellos colaboran en sus parroquias por lo tanto, son Imágenes Sagradas. En segundo lugar, y espero que ninguno de ellos ni ningún sacerdote se moleste por lo que voy a decir, y lo digo con todo el respeto del mundo pero, ¿qué es el Santísimo que queda expuesto en el Sagrario el Jueves Santo? ¿no es quizá un trozo de pan sin levadura en forma de hostia que al ser consagrado y bendecido por el sacerdote se convierte en el Cuerpo de Cristo? En definitiva, el pan sin levadura y la madera son  convertidos en algo Sagrado, con la diferencia de que el pan consagrado es venerado por fieles y cofrades mediante la celebración de la eucaristía, y la madera consagrada sólo es venerada por los cofrades. 


Amigos, hace una semana pedí y exigí respeto a los carnavaleros que insultaron sin piedad a todos los amantes de la Semana Santa, y hoy lo hago a los fieles y seglares que desde dentro de la misma Iglesia critican a los miles de personas que ven a Cristo y su Madre María representados en la Figura Sagrada de una Imagen tallada por el hombre, y a la que le tienen gran devoción. No es ni mejor ni peor, simplemente es una forma de vivir la Fe y de pertenecer a la misma Iglesia. Respetemos si queremos ser respetados.

sábado, 15 de marzo de 2014

DEL CARNAVAL DE LA CRÍTICA AL CARNAVAL DEL INSULTO Y LA PROVOCACIÓN

La Fiesta de la libertad, como se le conoce a nuestro Carnaval, está dejando de serlo con el paso de los años. Siempre se ha caracterizado por criticar a personas y situaciones de la vida cotidiana pero de una forma elegante, incluso con gracia. Eso es lo que nos ha caracterizado siempre.
De un tiempo a esta parte esa crítica y esa forma de hacer carnaval ha pasado al insulto e incluso a la provocación. Como la que están programando un grupo de personas que dicen que son carnavaleros para este próximo domingo en la que van a organizar una procesión que irá desde la puerta de la Iglesia de la Palma hasta la Catedral. ¿Por qué tienen que meterse con esta otra fiesta que está a punto de llegar y reirse de forma cruel de todas las personas que de alguna u otra forma participan en las procesiones de Semana Santa? Eso es una provocación en toda regla a todo aquel que le guste la fiesta litúrgica en la que se conmemora la muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.
Pero claro está, si a este grupo de provocadores se les echa literalmente a la policía encima para impedir que provoquen a todo cristiano que se sienta insultado por su actitud, empezarán a decir que si es una falta de libertad y que esto es una dictadura, tal y como ocurrió el año pasado cuando se disolvió a ese grupo de "carnavaleros"  simplemente porque los servicios de limpieza tenían que empezar a limpiar la ciudad.
Pero lo peor de todo esto es que estoy por asegurar que la gran mayoría de los que el domingo pretenden participar en esa procesión, lo hacen habitualmente como cargador, penitente, acólito o tocando un instrumento en alguna banda acompañando a alguno de los Titulares de las Hermandades gaditanas. Cinismo lo llamaría yo.
Y aunque algunos critiquen mis palabras, yo pondría en aviso a todas las Hermandades y bandas de nuestra ciudad para que tomaran las medidas oportunas contra todo aquel que participe en esa pantomima insultante que se pretende organizar; al Ayuntamiento para que retirara de la Agenda Oficial este carnaval de los jartibles, como le llaman; y al Consejo de Hermandades y a la propia Iglesia para que negociara y presionara para que la fiesta del Carnaval finalice con la quema del dios Momo el martes de Carnaval y el miércoles de Ceniza dejara paso a la Cuaresma con todos sus actos. Hay que luchar por la libertad y recuperar el Carnaval de la crítica, e ir contra el libertinaje y retirar el Carnaval del insulto y la provocación, y si no hay respeto, cortar por lo sano.