En este blog podrás tener a tu disposición los comentarios y articulos de denuncia y opinión sobre temas relacionados con Cádiz y su entorno, así como noticias interesantes. Además está disponible para invidentes y deficientes visuales el audio de todos los artículos.

lunes, 14 de febrero de 2011

"HAY MUCHOS CRITICANDO Y MUY POCOS TRABAJANDO"

Esta frase tuve la ocasión de oirla este fin de semana de boca de un sacerdote al finalizar la homilía.

Quizá tenga hasta razón en sus palabras pero, enlazándolo con mi anterior artículo y con el permiso de vosotros mis lectores, yo le quiero decir a esta persona si alguna vez se ha preguntado la razón de su afirmación, por qué hay más gente criticando, aunque yo no diría criticar, que trabajando.

Aunque ni es mi estilo, ni es el estilo de mi blog, yo le voy a explicar muy brevemente por qué en mi caso critico más que trabajo, aunque no esté de acuerdo con esta apreciación. Yo empecé desde muy joven a trabajar en una Parroquia, justo después de recibir la Confirmación. Durante once años realicé funciones que yo jamás pensé que iba a realizar, pero lo hice porque en ese momento sentía lo que estaba haciendo. Fui responsable de un grupo jóvenes, responsable de un coro juvenil y de otro infantil, catequista de Comunión, Postcomunión y Confirmación, responsable del boletín Parroquial, etc. Yo no era ni el más bueno ni el mejor, simplemente mi carácter me hacía ser muy activo y no dejar de proponer y de organizar actividades. Mi actitud hizo que un "compañero" con ansia de poder se viera ensombrecido por mi persona y su poder cada vez estaba más en decadencia. Claro está que mi intención no era esa, simplemente trabajar en algo que me apasionaba y, por supuesto, sin esperar nada a cambio. Pero el que no esperes nada a cambio significa nada, ni bueno ni malo. Sin embargo este "personaje" se dedicó a ponerme en contra a todos los que se decían "compañeros", incluido al Párroco y Coadjutores, sólo por intentar dar mi tiempo gratuitamente en pro de los más necesitados. Querido amigo ¿qué debió hacer el Párroco en aquel momento? Creo sinceramente que debió oir a ambas partes y no sentenciar a una persona sin mediar palabra.

Tras observar que se había perdido la confianza en mi decidí dar marcha atrás y marcharme. En ese momento conté con el apoyo de cuatro personas que decidieron emprender la marcha conmigo y me propusieron formar un grupo para seguir recibiendo formación cristiana. Decidimos crear el grupo "Savia Nueva". Pero para no ir como independientes decidimos incorporarlo a otra Parroquia. Allí permanecimos un año, pero la cosa no funcionó y optamos por disolver el grupo.

Mi afán luchador y mis ganas de seguir trabajando en la Iglesia me hizo incorporarme como miembro de la Junta de Gobierno de una Cofradía. En ella un grupo de hermanos presentamos un proyecto para que los jóvenes se incorporaran a la Hermandad. Lo presentamos al Director Espiritual y, ¿cuál cree que fue la respuesta de éste? ¿no se la imagina? Pues su respuesta fue no sin dar ninguna razón. Simplemente no.

Esta ha sido mi experiencia personal, pero depués te encuentras con casos como el de la Archicofradía de Columna y las contínuas divergencias del Párroco de San Antonio y Director Espiritual de la Hermandad con tres Hermanos mayores que tuvieron que dimitir, con el Decreto firmado por el Obispado sobre las cuentas de Vera-Cruz sin oir a los hermanos, y otros temas relacionados con la Iglesia que ya comenté en mi articulo anterior.

Espero, querido amigo, que todo lo comentado anteriormente te sirva como respuesta al por qué existen más personas criticando que trabajando dentro de la Iglesia, por eso creo que antes de denunciar algo hay que contrastar la información que se tiene. Si no se hace te puedes encontrar con razones lo suficientemente fuertes como para que tus palabras se te vuelvan en contra, no tuya presisamente, sino de la Institución a la que perteneces y a la que tanto defiendes.

Quizá sería mejor ayudar a hacer lo que ya pedí en mi artículo anterior. Todo el que esté dentro y vea una injusticia debe denunciarlo ya sea un feligrés, un sacerdote o un miembro de una Junta de Gobierno o grupo Parroquial, así la Iglesia irá mejorando y la gente no se marchará de la misma. Sólo así habrá más gente trabajando que criticando.

3 comentarios:

  1. Querido José Manuél, me pongo de tu parte..., pero observo que sólo cuentas los desengaños que has tenido en tu Iglesia, ¿no ha habido nada bueno en todos esos años al servicio desinterado, con Dios y los hombres? No por ser Iglesia acaecen tales asuntos, ocurren porque son comunidades humanas y en la convivencia suelen pasar las cosas que nos cuentas. A todos nos han pasado cosas similares... fíjate... la primera vez que me plantearon ser lo que hoy, fue a raiz de una experiencia similar a las que tú tuviste. Tan pasional como siempre le dije al sacerdote que no lo hacía bien... el me dijo que si yo era capaz de hacerlo mejor... inspirado por Dios le dije que sí. Es cierto que hay más críticas que gente intentando mejorar su Iglesia, también te digo que podría haber más voluntad, por parte de todos(sacerdotes y seglares)a fin de mejorar y contribuir con la obra de Cristo.... pues en ello estamos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Pedro, por supuesto que hubo muchas cosas buenas en todo ese periodo de tiempo, de hecho lo comento al decir que hice lo que estaba haciendo porque lo sentía. Tú tuviste la gran suerte de que el sacerdote te planteó el reto de poder hacerlo mejor. Yo no sólo no tuve esa suerte, sino todo lo contrario, me pusieron a catequistas, jóvenes y demás sacerdotes en contra.
    Pare terminar volver a reiterarte mi idea de que quizá sea mejor dejar trabajar al que está interesado en ello que ponerle trabas, además si los que estáis dentro denunciais e intentais cambiar todo lo que se hace mal seguro que cada vez veremos las Iglesias más llenas de gente y gente más comprometida.
    Gracias por participar en mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Jose, estoy de acuerdo contigo en que todo el que esté dentro de la Iglesia y vea una injusticia debe decirlo para mejorar las cosas pero para hacer eso hay que estar dentro y si todo el mundo se va, nadie podrá mejorar nada. Aunque yo creo que con estos artículos ya estás contribuyendo a mejorar las cosas en la Iglesia.

    ResponderEliminar